Textos e imagen extraídos de la web de la Real Academia Nacional de Farmacia

www.ranf.com

 

FUNCIÓN:

Los fines de esta Institución son:

  • Fomentar la investigación y el estudio de las Ciencias Farmacéuticas y sus afines.
  • Asesorar al Gobierno de la Nación, Administraciones públicas, Organismos públicos, Agencia Española del Medicamento, agencias científicas y tecnológicas y a cuantas instituciones públicas o privadas lo soliciten, en todo lo que se refiera a las Ciencias Farmacéuticas y al Medicamento, y cuanto se relacione con ellas y con la promoción de la Salud.
  • Elaborar informes o dictámenes sobre las materias que le son propias.

 http://ranf.com/funcion.php

 

HISTORIA:

Los orígenes de nuestra Sociedad se remontan al 16 de noviembre de 1589, donde fueron aprobados los Estatutos de la “Congregación y Colegio del Señor San Lucas y Nuestra Señora de la Purificación” por el Cardenal D. Gaspar de Quiroga, Arzobispo de Toledo. Desde entonces ha recibido diversas denominaciones. En el Acta de constitución de la Academia Española de Farmacia el 5 de junio de 1931, se hace constar que es la misma e inenterumpida Sociedad.

Tal prestigio adquirió esa Congregación y Colegio, que Felipe V por Pragmática de 21 de agosto de 1737, la refunda denominándola “Real Colegio de Farmacéuticos” para que se dedicase al “cultivo y adelantamiento de la Farmacia, Química, Botánica e Historia Natural”, confirmándole todos los privilegios de los reyes antecesores y confiriéndole una triple misión que revela la finalidad perseguida al fundarlo y la calidad de sus miembros.

S. M. el Rey Juan Carlos I, descendiente de Felipe V, en el acto de inauguración del curso académico de las Reales Academias en el año 2003, celebrada en la actual Sede de nuestra Corporación, manifestó que esta Pragmática es el antecedente mas preclaro de la fundación de la Real Academia de Farmacia. El Colegio se instaló en una casa de la calle de San Pedro, y en 1745, en la de Barquillo, esquina a Sauco, donde construyó un Jardín Botánico y un Laboratorio Químico con los ingresos que obtenía de las ventas de la Farmacopea, de la Tarifa y de la Triaca. El Real Colegio tenía función puramente académica. Sus miembros, para ingresar, juraban defender el dogma de la Inmaculada Concepción de María, cumplir el Estatuto y obedecer al Director; asimismo estaban obligados a presentar una memoria científica y un producto galénico elaborado personalmente. Todos los días primeros de mes celebraba sesiones científicas y tenía constante y provechosa relación con Sociedades similares de España y del extranjero.

En 1780 se trasladó el Real Colegio de Farmacéuticos a la calle de Relatores, esquina a Urosas, y como el incremento que tomaba su Laboratorio era cada vez mayor, adquirió una casa en propiedad, sita en la calle de Atocha, núm. 47 (hoy 113), donde D. Casimiro Gómez Ortega, la figura más destacada de la Corporación, construyó un magnífico Laboratorio y un Jardín, contando con biblioteca y profesorado. En 1804 se crea el “Colegio de Farmacia de San Fernando”, utilizando el local y Laboratorio del Real Colegio de Farmacéuticos para las clases exámenes y grados, hasta que fuera construido en 1830, por suscripción nacional entre todos los farmacéuticos, el edificio de la calle de la Farmacia, donde se instalaron las enseñanzas oficiales que se debían impartir, y manteniéndolas a su costa hasta 1845.

 Academia Farmacia 1931

En 1850 se dió a la Corporación un nuevo Reglamento, que sustituía al primero de 1737, vigente 113 años y que cambió su carácter tradicional; prescindió del título de Real, a su Director se le llamó Presidente y en 1852 vendió la casa donde se hallaba establecido y se instaló en un piso de la calle de Santa Clara núm. 4, en la que subsistió hasta el año 1939.

El 6 de febrero de 1920, se acordó confirmar el carácter científico con que fue fundada la Corporación en 1737 y reivindicar su título de Real, que perdió en las luchas políticas del siglo XIX y que fue restituido por Real Orden del 13 de mayo del mismo año, por S.M. el Rey D. Alfonso XIII.
Posteriormente, el Gobierno republicano cambió el nombre de Real Colegio de Farmacéuticos por el de Academia Nacional de Farmacia, con fecha 6 de enero de 1932.

El 15 de septiembre de 1936 fue disuelta la Academia, al igual que las demás, por el Ministerio de Instrucción Pública, y el 28 de mayo de 1939 volvió a restablecerse, reincorporada a su función por Orden ministerial de 27 de julio con el título de “Real” en atención a su origen, y trasladada de domicilio a la calle Campoamor núm 18, hasta que pudiera dársele edificio propio. La Academia de Farmacia reorganizó rápidamente su existencia y aplicó la reforma del Estatuto de 15 de junio de 1936 fijando en cuarenta las plazas de Académicos de número, dio carácter perpetuo a la Secretaría, nombró Académicos Delegados e intensificó sus colaboraciones con Portugal y América.
El Ministro de Educación, Excmo. Sr. D. José Ibáñez Martín, conocedor de la importancia y del valer de la ciencia farmacéutica, presentó al Consejo de Ministros, celebrado en San Sebastián el 9 de agosto de 1946, un Decreto de esta fecha en el que, igualando en categoría y preeminencias la Real Academia de Farmacia a las otras existentes, la incorpora al Instituto de España.

Por Decreto de 7 de febrero de 1947, se dió a la Academia un nuevo Estatuto y ésta redactó un Reglamento, que fue aprobado por Orden de 8 de abril siguiente. Se cubrieron las cuarenta plazas de Académicos de Número que habían de formar parte del Instituto de España. Se nombró representante de la Academia en la Mesa del Instituto de España a su Secretario Perpetuo, Dr. D. Toribio Zúñiga y Sánchez-Cerrudo.
Terminadas las obras de reforma y adaptación del antiguo edificio de la Facultad de Farmacia, se trasladó a él la Real Academia inaugurándose solemnemente el día 25 de octubre de 1967, siendo Director de la Corporación el Dr. D. Ricardo Montequi y Díaz de Plaza.
Finalmente, adquiere la denominación de Nacional en los nuevos Estatutos que entraron en vigor en 2003 y se cambia la denominación de Director por la de Presidente de la Real Academia Nacional de Farmacia, siendo el primero, el Excmo. Sr. D. Juan Manuel Reol Tejada.

http://ranf.com/historia.php