Asclepio, el Esculapio romano, dios griego de la medicina, hijo de Apolo y médico de los dioses se representaba por lo general de pie y apoyado sobre un grueso báculo en el que se enroscaba una serpiente que subía por él. Este báculo tenía su origen en el caduceo de Mercurio, que consistía en una vara delgada con dos serpientes enroscadas en ella.

Ya tenemos aquí el origen del actual emblema de la medicina, el báculo con la serpiente, que en algunas ocasiones, ha llegado a emplearse también como emblema de la farmacia.

Prosiguiendo con la mitología griega y con las serpientes digamos que Asclepio tuvo dos hijas, Hygea (diosa de la salud y la higiene) y Panacea (diosa de la curación). A Hygea se la representaba como una mujer sentada o de pie sosteniendo un cuenco en la mano dando de comer a una serpiente que unas veces subía desde el suelo, y otras veces salía de un vasija, aunque por lo general la agarraba con una mano, o bien la llevaba enroscada en el mismo brazo con el que  sostenía el cuenco.

Es posible que, en lugar de beber de la copa, la serpiente vierta su veneno para ser utilizado como fármaco, ya que como tal se empleaba. Hemos de tener en cuenta que en la cultura griega la serpiente era un animal benéfico, protector de la familia ; el carácter maligno se lo darían las culturas judía  y cristiana en las que pasaría a simbolizar la parte negativa del animal que era el veneno causante de la muerte física y, por extensión , la muerte espiritual, puesto que también era la encarnación del mismo demonio, del mal.

Hygea

Hygea

Esto hace que durante el medievo empecemos ya a ver la copa con la serpiente, pero con éste nuevo significado y en manos, no de una diosa pagana, sino de un santo cristiano como San Juan Evangelista, de quién cuenta la leyenda que salvó la vida después de beber una copa con veneno, representando en la iconografía el veneno por una culebra que asoma por la copa. En otras ocasiones lo que asoma son varias culebras o incluso culebras y lagartos.

Ya en el siglo XVII vuelve a verse la copa con la serpiente ahora, por fin, en manos de Hygea, incluso en un sello del Colegium Medico Pharmaceuticum de Delf aparece la diosa de pie sosteniendo en una mano el bastón de Esculapio y en la otra la copa con la serpiente. Durante todo el S.XVIII.y XIX las representaciones de Hygea de pie, sentada, con copa , con cuenco ,con la serpiente enroscada en la copa, con la serpiente enroscada en el brazo, con la serpiente separada del cuerpo etc, se localizan por toda Europa. Un ejemplo lo tenemos en el sello del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Salamanca que data de 1917 y en el que aparece Hygea sentada con la copa y la serpiente.

Entre los años veinte y treinta queda por fin la copa con la serpiente exenta, En Francia queda legislada como emblema oficial de los farmacéuticos en 1942, registrándose un modelo, que será el mismo  para todas las farmacias. En España, donde no hay un modelo oficial, ha dado lugar múltiples interpretaciones en todo tipo de estilos más o menos acertados. La diosa solo volverá  a aparecer   en contadas ocasiones, buscando un toque de originalidad.

2500 años nos han llevado desde la Grecia  clásica a la copa con la serpiente, que es el emblema de la farmacia actual.

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE LA HISTORIA DE LA FARMACIA….

Epopeya

Epopeya farmacéutica

Síguenos en FACEBOOK y entérate de todas las novedades de salud y farmacia.

Autor: Luis Marcos Manzano (farmacéutico)