La salmonella. Consejos contra la salmonelosis.

La salmonelosis es una infección causada por la bacteria salmonella y transmitida por alimentos crudos, no solamente los huevos, como se suele creer. Es fácil encontrar salmonella en carne cruda e incluso en verduras y frutas sin lavar. También es habitual en reptiles como las tortugas que habitualmente se tienen como mascotas. Puede contaminar otros alimentos almacenados juntos y se debe tener en cuenta que un alimento puede tener un aspecto totalmente normal y estar contaminado. Es típico el caso de la mahonesa casera por estar elaborada con huevos crudos.

La infección por salmonella cursa con diarrea, dolor abdominal, fiebre y dolor de cabeza. Es tratada con antibióticos y se considera una infección especialmente grave en niños, ancianos y enfermos crónicos. En personas sanas no reviste gravedad salvo que la salmonella alcance el torrente sanguíneo, en cuyo caso existe riesgo de muerte.

Es más frecuente en verano. Las altas temperaturas favorecen el crecimiento bacteriano y la contaminación, por lo que se recomienda mantener en frío los alimentos. Los que se cocinen deben ser consumidos con inmediatez y refrigerar la comida sobrante. No se deben dejar al aire libre los alimentos más de una hora.

Para evitar la salmonelosis es importante:

  • Mantener limpias las superficies en las que se preparan alimentos y los utensilios de cocina.
  • Lavarse las manos antes de cocinar y de comer.
  • Mantener separados los alimentos crudos de los listos para comer.
  • Refrigerar los alimentos crudos y los cocinados sobrantes.
  • Desconfiar de comidas sin refrigerar al comer fuera de casa.

 

Autor: Luis Marcos. Farmacéutico

Fuentes: MedlinePlus, CDC, OMS, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.